Diosas de más de 60: 4 mujeres que han desafiado el paso del tiempo

Vienen del mundo de la moda y del espectáculo y nos demuestran que es posible desafiar el paso del tiempo. Seguí leyendo y conocélas. Ya sea gracias al reiterado paso por el quirófano o a la prodigiosa genética, estas mujeres derriban el mito de que sólo puede lucirse atractiva sólo en la adolescencia o juventud.

Justo cuando los “millennials” son el target de muchas marcas que incluso han redefinido sus conceptos de marketing al enfocarse en ellos, otras siguen apostando a la belleza atemporal y a la mujer que logra (de manera natural o con ayuda de la Medicina Estética) minimizar el paso del tiempo en su cuerpo y que se erige como ejemplo para muchas (y como blanco de críticas de otras).

Carmen Dell´Orefice

Es  la modelo más vieja del mundo. Con 86 años declara que quiere morirse con sus tacones puestos. A los 13 años fue descubierta por la esposa del fotógrafo Herman Kandschoff, mientras caminaba rumbo a sus clases de ballet y desde entónces se convirtió en una de las modelos favoritas de esa época, siendo la imagen del perfume Chanel N° 5, de Rolex, posando para Dalí, siendo tapa de Vogue a los 15 y convirtiéndose en favorita de Coco Chanel. A su edad, continúa desfilando en las pasarelas más famosas del mundo, tal como lo demostró con su participación en el desfile de la diseñadora Guo Pei, durante la Semana de Alta Costura en París en Enero de este año, donde Carmen fue la encargada de cerrar el desfile, escoltada por dos hombres, enfundada en un impactante vestido rojo con encaje y cristales rojos, haciendo alarde de su gran porte y pisada imponente.

Yazemeenah Rossi

Nació en 1955 y se la conoce como la “abuela sin retoques más sexy del mundo”. Estuvo durante 10 años trabajando como modelo de patronaje para YSL y Hermès, pero su carrera como modelo realmente despegó cuando comenzó a protagonizar campañas para marcas como Bloomingdale’s o Barneys en New York por el año 1999. Hasta hoy no ha parado de trabajar y hasta ha protagonizado el año pasado una campaña de trajes de baño The Dreslyn para la marca neoyorquina Land of Women.

 Kim Basinger

Definió el concepto “mito erótico” para toda una generación.  Fue una niña muy tímida y recatada,  pero pronto superó sus tapujos y a los 20 años ya se había convertido en una cotizada modelo que ganaba 1.000 dólares al día. A principios de los años 70, protagonizó decenas de portadas de revistas y anuncios televisivos. En 1983 actuó como “chica Bond” en “Never Say Never Again” y participó en varias películas más. Pero saltó definitivamente a la fama tras protagonizar “9 Semanas y Media”. En los años que siguieron trabajó en varias películas importantes, entre las que figuran “Batman”, “The Getaway” y “The Marrying Man.” Fue portada de revistas como “Empire” de Inglaterra, “Movieline”, “Playboy” e “Interview” de Estados Unidos. En 1988 ganó un Oscar por la película “L.A. Confidential”. Este año, con 63, estrenó nuevo rostro y película: “50 sombras más oscuras”.

Nacha Guevara

Nuestra querida (y a veces odiada Nacha…!) es la representante local de las gladiadoras de la belleza y por muchos acusada de haber hecho un pacto con el demonio por su eterna juventud. Lo cierto es que a los 76 años, muchas le envidiamos la tersa piel y otras tantas el espléndido cuerpo que nos enrostra ante cada aparición en la pantalla. ¿Cuál es su secreto?, te preguntarás… Si bien ella reconoce haberse sometido a algunas cirugías plásticas como la de nariz, pechos y mentón, lo cierto es que ningún quirófano lograr dar tonicidad y tersura a la piel de las manos, brazos y cuello. Parece ser que, para ella, uno de los pilares es la meditación, a través de la cual logra un equilibrio interno emocional que posteriormente irradia hacia afuera. Y aquí van algunos tips que nos legó en la revista “Susana“: 1) ¡No dormir nunca maquillada!; 2) Usar todo tipo de cremas y cuidarse mucho la piel; 3) “Mi make-up aliado es el blush, porque lo podés usar en las mejillas, en los párpados, lo agarrás con los dedos y te lo podés poner en los labios”; 4) “Hago muy poco ejercicio. Empecé pilates, tengo una cama en mi casa. Pero soy muy vaga. Ahora voy a probar hacer Power Plate a ver cómo me va. Pero no me gusta ni agitarme, ni saltar”; 5) “Soy vegetariana hace 45 años”; 6) Meditación todos los días; 7) “¿Mi mejor consejo de belleza? Sé feliz”.

En mi opinión, la mujer (y también el hombre!) cuenta con un arsenal de herramientas para detener o postergar el paso del tiempo y creo que, mientras éstas no cambien tu esencia, quien sos, son instrumentos lícitos para verse mejor. Cuando nos vemos bien, nuestra autoestima se fortalece y a través de nuestra imagen corporal le decimos al mundo cómo nos vemos y cómo nos sentimos. De cualquier manera, no creo en la “lucha encarnizada” contra el paso del tiempo, cuando tratar de verse bien se convierte en un motivo de obsesión y frustración ni tampoco apruebo la belleza “distemporal”, es decir, tener 40 y querer lucir de 20. Apuesto a estar perfecta, pero en el momento del calendario que me toca transitar.